19.1.05

23-El vocabulario sectario.


Cuando sos un Jose budista, en su faceta mas sociable (es decir cuando no sos un insoportable y estricto, exigente rompebolas) hay una característica que comparten los mas recalcitrantes “jose budista” y los mas tolerables. Esta característica es el vocabulario sectario. Todo grupo, asociación, institución, empresa, etc; Tiene una jerga que le es propia. La SGI no es la excepcion. El uso de una jerga interna, particular y propia de cada grupo, es algo muy lógico. Pero, el abuso de dicha jerga (o su mal uso) ya se transforma en algo patológico. Abusar en este sentido hace ver a los miembros de la SGI ante el resto de la sociedad que los circunda como una raza de extraterrestres que intenta hablar en castellano. (En el caso que tratemos con un pais de habla hispana) Tales terminos o frases características de este vocabulario no hacen mas que pintar a esta organización como una inmunda secta de personas cerradas y de mente estrecha. Hace creer que trata con fanáticos que nada tienen que ver con su cultura. Si esto se suma a la ignorancia que podria tener el interlocutor de este budista, daria como resultado una incomunicación mas grave. Aun cuando esto no ocurriera, y el interlocutor tenga presente que los budistas no son de otro planeta, si habria alguno que podria verlos como idiotas. Algunos teminos o conceptos son entendibles para ciertas situaciones, desde el punto de vista de cualquier budista. Pero para una “persona comun”, algunas o todas las frases que deja caer un budista a lo largo de una conversación, parecen salidas de contexto. El termino “transformar” aparece en un sentido etimologico nada usual para “una persona comun”. “Tenes que transformar”, “buena oportunidad para transformar”, etc. Son algunas de las frases que sin el contexto budista o cierto conocimiento de esta practica, parecen sin sentido. El uso de las palabras en otra forma poco comun, demuestra cuan asimilada tiene una organización a un individuo. Esta modalidad que estudiaremos mas adelante en otro apartado, ya que es muy importante, aunque no muy complicado. El abuso de esta modalidad demuestra que tan fanatico es, que tan “jose” es un budista. Una gran característica del “jose budista” es su verborragia. No solo se va en palabras, sino que ademas tiene el lenguaje jerguistico bien asimilado. El uso del verbo “decidir” es la accion mas bastarda entre los jose budistas, como parte de su aberrante uso de la jerga. No es que el jose... diga idioteces, sino como las dice. Un proverbio chino reza: “el tonto habla, el sabio medita”. Esta frase redondearia todo el tema de la verborragia del “jose budista”. Pero para conocer sus efectos mas nocivos, debemos tomar en cuenta dos temas distintos para otros dos capitulos, que a continuación se veran. “El síndrome de Luis XIV” y “El tenes que...”, quizas el ultimo sea el mas nocivo y enfermo de todos los defectos de un “Jose budista”.