12.4.06

32-Dejar la mente de lado, ser de nuevo un neandertal.


Esto podría llamarse también, “una vuelta atrás en el pensamiento humano”.
Dentro de la organización se ha escuchado decir a algunos miembros que se debe dejar la mente de lado, en especial al invocar Daimoku. Pero, en algunos casos también se refieren a otros aspectos de la vida cotidiana. Este razonamiento, en parte al menos, lleva razón. Una mente hiperactiva tiene como contraindicación una excesiva elucubración de los hechos y circunstancias, que lindan con la psicosis.
Como todos los extremos son malos, sino es un caso extremo de sobrecarga cerebral, no es algo a considerar peligroso. Claro que, así como existe un extremo así, tenemos el otro o contrario. Y es aquí, donde ahondamos en la premisa del titulo, ya que no se explica un lado sin especificar el otro.
En el afán de no permitir que la mente domine por sobre las posibilidades de la vida, muchos miembros recaen en el argumento falaz de no prestarle atención a la mente racional. Este si es un gran crimen contra el sentido común, la ley universal y la misma evolución de la naturaleza. Si la evolución ha llevado al ser humano desde los primitivos homínidos, cuya única motivación era la mera supervivencia, hasta el ser cuasi racional como podría denominarse al homo sapiens actual; como pueden cre4er que es algo natural la negación de la mente? Acaso creen que la involución es algo que la naturaleza considera apropiado? Pueden existir estancamientos o retrospecciones en la historia, pero la naturaleza aborrece lo caduco. La teoría Nietzscheana del eterno retorno no se refiere a la involución, con lo cual ni el pensador mas extremo podría invocar tamaño argumento falaz. Este gente estúpidamente bien intencionada, es quizás partidaria de la no-razón. Para que habrá llegado la humanidad a la edad de la razón entonces? Si “deficientes mentales” como esos llegan a alegar cosas por el estilo! Acaso les gustaría volver a la edad de piedra? Volver a ser neandertales?
No descartemos que se pueda lograr este retorno al no-pensamiento, todo es posible. El universo no juzga esto como un retroceso, tan solo como una etapa de evolución decadente, pero tan solo como otra más. El universo jamás retrocede, nunca se ha visto que la luna de la vuelta y gire a la inversa. Así como algunos humanos retoman actitudes infantiles al envejecer en el ocaso de sus vidas, la humanidad puede actuar de igual manera en su conjunto, hacia el fin de una era. Tal y como el microcosmos se manifiesta en el macrocosmos. Esto es lo que mas se puede confundir con la teoría del eterno retorno. Pero aquí se demuestra que etapa del ser o el grupo estamos viendo, cuando en su “vejez” retrocede en actitudes primitivas, estamos observando la decadencia. Tanto si nos referimos a una persona, un grupo o tan siquiera una civilización. Y como hablamos de decadencia, no podemos permitir que algunos, queriendo o no, la fomenten abogando por la no-razón. Estos inocentes energúmenos están incentivando a la decadencia. Y esto es un crimen imperdonable para lo que es un ser de millones de años de evolución y diez mil años de civilización. Para que se ha esforzado el hombre durante tanto tiempo? Para que gentes como estas vengan a renegar de su mayor logro? La mente, con sus pro y sus contra, es el triunfo del humano por encima del animal que era primigeniamente. Es una conclusión clara a la cual se ha llegado por la teoría evolucionista. El ser humano gana mas en cerebro mientras el cuerpo se vuelve menos animal. Los budistas contradicen la naturaleza en su designio si reniegan del cerebro. Y no solamente eso, se ponen en contra del concepto de equilibrio. El equilibrio debe ser una confluencia equitativa entre el cuerpo, la mente y el espíritu. Si hacen como estos budistas que niegan la mente, cometen un atentado al equilibrio de su persona. Así como las creencias que reniegan del cuerpo, están desbalanceando ese aspecto. Y si uno niega un aspecto, da predominancia a los otros. Con lo cual el desbalance se da por factor doble.
También podría considerarse un crimen atentar contra la razón para el hombre occidental? Cualquiera que conociera un poco de historia sabría el esfuerzo, la sangre y el sufrimiento que costo la instauración de la edad de la razón. Y algunos descartarían todo eso por sus “equívocos no-razonamientos”?
Algunos budistas en su retórica de no dejar que la propia mente los domine, hacen el aspecto contrario y tan deplorable de negar la mente, están atentando contra todo lo que es el ser humano actual. El ser racional, que tanto le costo evolucionarlo a la naturaleza. Esto ya no seria antibudista, quizás esto seria algo mucho peor, sería antihumano.

El antibuda.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

que horrible

Ichinen dijo...

Horrible dejar la mente de lado o que no se haga eso? No se entiende a que te referis.

René dijo...

Nichiren escribio el Gojonzon y creo la practica del Daimoku con el fin de que observemos, estudiemos y analizemos nuestra propia mente...

El no pensar no lo permite. Estariamos cayendo en el Jinayana.

Ademas, eso me recuerda porque algunas personas no pueden vivir sin un radio encendido todo el tiempo... Le tienen temor a su propia mente. Sera que aquellos que no quieren pensar le temen tambien ?

Vamos a practicar el budismo como es !!!!!!!!!

Ichinen dijo...

Creo que tenés razon, no por nada uno de los pilares es el estudio. Eso nos llevaría a practicas irracionales y aislacionistas como el Hinayana.

Anónimo dijo...

creo que hay personas como la que escrivio esto;que esta en todo su derecho por que vivimos en una socied totalmente democratica pero a la vez destructiva y quejosa y como no tienen otra cosa que hacer que criticar el finde esto que son las practicas budistas q" enseñan no solo a mantener una actitud ganadora a la vida no depender de nadie y sobre todas las cosas tomar conciencia de c/u de los actos que relizamos y el creer que todo es posible y todo esta en nuestras manos esto es el fin budista esta mal???crer asi?? lucas

Ichinen dijo...

Estimado Lucas:
Creo que la libertad es uno de los bienes mas preciados y sutiles que uno podría decir que posee. Este escrito no fue hecho a modo de queja gratuita o un espacio para demás "ay" y "ouch" a modo de quejidos. En realidad, intenta brindar soluciones o plantear problemas que muchos no desean ver que existen y que desestiman. O bien, no quieren que se sepa porque son ellos mismos los que actuan así.