25.4.06

34-Creerse infalibles.

Si hay un defecto humano que pueda resultar molesto es la soberbia. Según el cristianismo, es uno de los peores pecados, el mismo demonio es responsable de ser un precursor. Para el budismo esta cuestión se plantea en una forma distinta. No hay pecados capitales. Pero así como existen las catorces calumnias contra la ley, y hay seres humanos en la organización, hay defectos humanos como ese.
Dentro de la SGI se ve mucho el error en que incurren muchos, pecando de infalibles, para bien o para mal. Aunque sea como sea, tanto como por intento o consumación, siempre termina siendo nocivo. Algunos en un primer caso creen que por practicar y tener Gohonzon son ilimitados, infalibles, invencibles, etc. Esto contradice cualquier ley elemental de la lógica, nadie puede ganar todo el tiempo. Esto debe ser una utopía a alcanzar, el camino es más enriquecedor que la llegada misma al objetivo propuesto. Cuando la lógica realidad se impone, hay mucha gente que se frustra. O sino, algunos se niegan a ver la realidad y continúan obcecadamente con lo que ellos consideran la formula mágica. Cuando la gente solo queda en el intento de ser infalible, se frustra por no ser capaz o digno de ser como los “infalibles”. Unos mentirosos que la pintan de triunfadores, pero que se niegan a aceptar su verdadera condición en la vida. Esto es solo su pantalla para no verse a si mismo, ni demostrar que pueden equivocarse. Es decir, niegan hasta que son humanos. Mientras que no demuestran ser mejores personas, sobre todo humildes y budistas. Ya que no hay nada más budista que ver los errores propios y obrar en consecuencia. No es ser buen budista ganar siempre, ser infalible, eso es síntoma que no hay nada que mejorar. Mas valdría morirse y romper el ciclo del samsara. Pero como eso no ocurrirá pronto para nadie, dentro de lo más probable, es la gran mentira que no hay nada que mejorar. Nadie que este vivo en este momento en el universo o por nacer en lo mediato, esta libre de tener que mejorar. Justamente es para lo que venimos a este mundo, a pulir y mejorar lo que tenemos inscripto en nuestro karma.
Mientras que los que se consideran así, se autoexigen tanto que terminan actuando patológicamente, con stress o cosas peores, con culpa. Una parte de este tema ya lo hemos tratado, mientras que la parte de la culpa la veremos más adelante. Así como hay algunos que se exigen, es cabal pensar que exigen de los demás como se exigen ellos mismos. Es decir que, no solo se arruinan la vida y la salud, allá ellos, sino que contagian al resto incitando a ser tan enfermos amargados como ellos. De dos males, este último es menor ante la soberbia de algunos miembros, la pedantería surge del miedo. “De todas las bajas pasiones, el miedo es la mas maldita”, decía Shakespeare en la primera parte de Enrique VI, acto V, escena segunda. La infalibilidad no es humana, el buda no se consideraba infalible por haber alcanzado la iluminación, ni exigió por ello a los demás lo mismo. Y viendo algunos miembros de Gakkai, distando mucho de estar cerca de la iluminación o cualquier estado superior de la vida. La soberbia del “José budista” demuestra una vez más el antibudismo.
El antibuda.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

hola , estoy de acuerdo...

sierta simone de beauvoir dijo:

"me siento solidaria de las mujeres que han asumido su vida y que luchan por lograr sus objetivos, pero eso no me impide interesarme por aquellas que de un modo u otro han fracasado y , en general por esa parte de fracaso que hay en toda existencia"

Ichinen dijo...

Me resulta interesante, solo puedo añadir que solo puede fracasar alguien que hace algo. El que no hace nada, jamas fracasa, pero tampoco puede triunfar.

Anónimo dijo...

Desde mi punto de vista el fracaso no existe, no podemos decir que una persona ha fracasado en la vida por "x" causa, un ejemplo, perder un trabajo, no conseguir el que queriamos, siento que en la vida hay cosas que se presentan para que nosotros aprendamos de la vida, justamente hay personas que después de ser despedidas de sus trabajos le han mandado cartas de agradecimiento por haberlos despedido, porque después de esto han logrado cosas mejores, y tal vez si no lo hubieran despedido seguirian sin poder progresar, la victoria no está en ganar algo, sino que ante una situación adversa podamos crear una vida mejor.

Ichinen dijo...

Estoy en un todo de acuerdo. Si vamos a juzgar la vida o el exito de los demás con nociones exitistas berretas vamos mal. Igualmente, creo que si una persona vive equivocandose constantemente sobre lo mismo, es que le hace falta transformar justo eso que repite. Pero jamás voy a creer en levantar el dedito acusador y prejuicioso para decir "vos sos esto o no hacés suficiente daimoku." Todos estamos aquí para pulir. El camino puede ser sinuoso, pero es privado. Estamos para ayudarnos, no para juzgarnos.