26.8.06

51-Una reflexion final sobre la Matrix.

Ahora si, como final a este segmento de capítulos en el Antibuda, concluimos con las últimas notas y referencias al tema del “budismo en la Matrix”. Para seguir ahondando y profundizando aun mas, en los apartados que están a continuación, en los temas que se venían tratando hasta el momento. Pero antes, concluiremos con estas notas:
“Tomen, por ejemplo, esta valorización del Sabbasava-sutta: “Un bhikku [monje], considerado sabio, vive con sus ojos refrenados. Considerado sabio, él vive con sus oídos refrenados... con su nariz refrenada... con su lengua con su cuerpo... con su mente refrenada... un bhikku, considerado sabio, hace uso de sus trajes… para evitar solamente el frío, para evitar el calor... y para cubrirse decentemente. Considerado sabio, él hace uso del alimento - no para el placer ni para el exceso. Para apoyar y sostener solamente este cuerpo.” (Quoted in Rahula 103).
James Ford ha argumentado que la película incorpora particularmente la escuela de Yogacara del Budismo. En vez de señalar el que es absolutamente diferente que el mundo al, Yogacarins ven el mundo por si mismos, y con los procesos ejecutan en la meditación, venida a la realización que “todas las cosas y pensamientos son solamente Mentales. La base de todas nuestras ilusiones consiste en que miramos los objetivos de nuestra propia mente como independiente del mundo de esa mente, que es realmente su fuente y sustancia” (Edward Conze, Buddhism. New York: Philosophical Library, 1959), P. 167. La matrix existe solamente en las mentes de los seres humanos que la habitan, de modo que en la matrix, como en Yogacara, “el mundo externo es realmente la mente en sí misma” (P. 168). Con todo, un problema se presenta cuando uno lo analiza según lo que es para la escuela de Yogacara, la mente es la última realidad, y por lo tanto el samsara y el nirvana se identifican. Por el contrario, la película insiste en una distinción entre el samsara (la matrix) y el nirvana (el que permanece más allá). Porque la matrix mantiene una dualidad entre la matrix y el reino más allá de ella, Yogacara es de ayuda limitada en este sentido de los elementos budistas en la película, ni es provechoso en el soporte de la idea que más allá de la matriz y más allá del Nebuchadnezzar hay una última realidad no todavía observada por los seres humanos.
Según las enseñanzas del Theravada, el arhat (el “digno”) es un título aplicado a los que alcancen la iluminación. Porque, según la creencia del Theravada, la iluminación se puede alcanzar solamente con esfuerzo individual, un arhat es de ayuda limitada para asistir a ésos no todavía iluminados y así que no elegiría necesariamente volver a entrar al samsara para ayudar a otros todavía enredados dentro de él.
Un bodhisattva es quién pospone la entrada definitiva en el nirvana y vuelve a entrar dispuesto o permanece en samsara para dirigir otros a lo largo de la trayectoria a la iluminación. La compasión del Buda sirve como el modelo primario para los budistas del Mahayana, puesto que precisan que él permanezca también en samsara para ayudar a otros para alcanzar la iluminación con sus enseñanzas y ejemplo.
Estas cuatro “vidas” sugieren que Neo es nada mas que el elegido previsto por el oráculo, el reencarnación del primer “iluminado elegido,” o Buda, que “tenía la capacidad de cambiar lo que él quería, para rehacer la matrix como él viera necesario.” La enseñanza budista admite que los iluminados están dotados con energías mágicas, puesto que reconocen el mundo como ilusorio y pueden manipularlo a voluntad. Con todo, las energías supernaturales son fortuitas a la meta fundamental, que se explica en el primer sermón hablado por el Buda: “La verdad noble de la cesación del sufrimiento es ésta: Es la cesación completa de esa misma sed, rindiéndola, renunciando a ella, emancipándonos de ella, separándose de ella” (Dhammacakkappavattana-sutta. Quoted in Rahula, 93.)”
Para finalizar, he aquí una valoración personal sobre esta película, el tema y las mezcla de ideologías y doctrinas. La película en si, por ser objetivo, esta bien realizada, es entretenida y fue un éxito de taquilla. Por no se objetivo, es excelente, magistral, muy bien hecha y ahonda en temas que el vulgo desconoce, planteándolos como parte importante de una mitología inventada.
Los elementos que toman los creadores para crear esta fantasía son un buen condimento, pero tomándolo seriamente en el termino de la teoría, nos vemos ante un problema. La mezcla hace que muchas veces no se sepa que elemento pertenece a que. Esto dio lugar a muchas malinterpretaciones por parte de neófitos, creyendo que ciertos elementos gnósticos son del budismo. Lo cual fomento también a los inclinados siempre a mezclar las doctrinas. “Si nos mezclan nos vengaremos”, decía la cita. Pero también ha traído otra consecuencia, ha dado lugar a una libre, muy libre, interpretación de los elementos budistas y no budistas. Creando confusión y fabricando teoría donde no le pertenece. Esto es un fomento de la ignorancia y la desinformación. Que en como todo, tal cual decía José Martí: “hombre es quien investiga la esencia de las cosas, lo demás es rebaño.” Así que mi solución es que, esta bien que esta película utilice algunos elementos, por mas que incluso a mi me resulten inadecuados, pero que es mejor que antes de hablar, investiguen si están pisando sobre terreno firme. Que antes que tomar a pies juntillas todo lo que mezcla y muestra la película, vayan a la fuente y lo corroboren. O sino, les caerá la maldición del Antibuda.
El antibuda.

No hay comentarios.: